Inicio » Blog » Artículos » Entrenamiento » Como aliviar el dolor al hacer un ejercicio especifico
Entrenamiento

Como aliviar el dolor al hacer un ejercicio especifico

Aliviar dolor muscular

La vida del deportista podría resumirse como el tipo de vida en el que siempre se va a hacer presente algún tipo de dolor, sobre todo en los entrenamientos. A pesar de que hay personas que son capaces de entrenar durante años, haciendo todo tipo de ejercicios con movimientos en todas las direcciones y en la totalidad del rango, sin llegar a sentir alguna molestia, no es un hecho frecuente, siendo que la mayoría de las personas no podemos entrenar a estos ritmos y muy probablemente nos hemos encontrado y seguiremos encontrando ejercicios que nos harán querer abandonar toda la rutina, nada más empezar la primera serie.

Este tipo de dolor es el que se produce debido a la anatomía del cuerpo, el cual es muy diferente al dolor ocasionado por una mala técnica de ejecución, posición incorrecta, mal ajuste del rango, o las agujetas post-entrenamiento que son tan normales como el aire mismo.

¿Qué hacer ante el dolor provocado por el ejercicio?

En este caso estamos hablando del dolor que se manifiesta debido a la incapacidad de nuestro cuerpo para poder realizarlo. Esto no quiere decir que sea imposible, sino que hay que hacer algunos ajustes para poder completar el entrenamiento de forma más cómoda y satisfactoria.

  • Calentar más: Una de las principales razones por las que esto puede suceder es debido a la falta de calentamiento de los músculos, haciéndolos incapaz para realizar cualquier tipo de movimiento con alguna carga. Esto se soluciona tomándose un tiempo para mover las articulaciones afectadas.
  • Reducir el peso: Si aún con el calentamiento, se presentan los dolores, es posible que se esté ejecutando mal la técnica, ocasionada en un gran número de veces a la falta de experiencia para realizar el ejercicio o bien, por estar levantando cargas que están por encima de la capacidad del cuerpo. En este caso, toca reducir esos pesos a unos más livianos para moverse con mayor comidad.
  • Reducir el ejercicio: Cuando ninguna de las dos alternativas es funcional, es posible que se deba al sobreentrenamiento o simplemente a que el cuerpo se está adaptando al mismo. En el primer caso lo más recomendable sería tomar un buen descanso del gym, o si se debe a lo segundo, reducir la frecuencia del ejercicio.
  • Modificar la técnica: Es decir, experimenta con agarres más estrechos o anchos, así como posiciones más cómodas que te permitan realizar el ejercicio, sin comprometer la técnica de ejecución.
  • Utilizar variaciones: Esto también puede servir como una solución, dado a que la mayoría, por no decir todos los ejercicios pueden variar en diferentes aspectos, abarcando más, o menos grupos musculares, entonces habrá que probar este punto e ir cambiando hasta encontrar el equilibrio perfecto.
  • Consultar al médico: Cuando ninguna de las alternativas ha funcionado, quiere decir que algo anda mal. No necesariamente tiene que tratarse de un defecto grave para considerar visitar al médico, y de hecho, sería la opción más recomendable, incluso antes de probar cualquiera de las otras mencionadas más arriba.

A veces el mismo cuerpo es incapaz de realizar algún tipo de entrenamiento sin sentir mucho dolor. Pero no hay que preocuparse, ya que existen múltiples métodos para trabajar los músculos, por lo que no hay que tirar la toalla a la primera, y siempre buscar nuevas alternativas que te permitan alcanzar tus objetivos.