Inicio » Blog » Artículos » Entrenamiento » ¿Cuál es tu somático? ¿Ectomorfo, Mesomorfo o Endomorfo?
Entrenamiento

¿Cuál es tu somático? ¿Ectomorfo, Mesomorfo o Endomorfo?

tipo somatico

A la psicología constitucional o somatotipo, es una forma de clasificar físicamente a las personas y relacionar la forma con el temperamento o conducta de dicha persona. Este se hizo en los años 40s por W.H. Sheldon un psicólogo norteamericano, quien no pudo demostrar completamente su hipótesis de la relación entre la proporción física y el temperamento, pero la clasificación que hizo del cuerpo humano ha persistido durante todo este tiempo, aunque con matices.

Clasificaciones del ser humano

A continuación podrás ver las tres clasificaciones en las que se describe al ser humano:

  1. Personas con proporciones longilíneas, de extremidades largas y sin predisposición al desarrollo muscular y almacenamiento de grasa. Generalmente son personas de hombros estrechos y con una mínima masa ósea. Son muy delgados.
  2. Personas de proporciones medias. Son personas con hombros anchos pero con cinturas estrechas. Tienen predisposición al desarrollo muscular y poca predisposición al almacenamiento de grasa. La mujer generalmente tiene silueta de “reloj de arena” y el hombre de “V”.
  3. Personas con una estructura ósea grande, facilidad para hacer músculos, cintura ancha y con gran tendencia al almacenamiento de gasa. Tienen un aspecto cuadrado y grandes masas musculares en las piernas y glúteos.

Se supone que cada una de estas estructuras corporales están mejor adaptadas a cierto deporte en específico, así como cada una responde mejor a determinado tipo de entrenamiento. Por ejemplo: la persona con cuerpo ectomorfo tendría una mejor facilidad para los deportes que son de resistencia, el endomorfo para ejercicios explosivos y de fuerza y el mesomorfo para los deportes en dónde el desarrollo muscular sea importante (excelente para el levantamiento de pesas).

De cualquier forma se debe de tener en cuenta que la matorpia de la población suele tener características intermedias, lo que quiere decir que una persona puede tener características de varios somatotipos.

¿Cuál es el mejor entrenamiento y la mejor dieta para cada uno de los somatotipos?

Si tomamos en cuenta que todos tienen el objetivo de ganar masa muscular, los entrenamientos y la dieta tienen algunos matices de diferencia, aunque los principios básicos son iguales:

  1. Debido a que le resulta muy difícil ganar peso, se deben de hacer ejercicios básicos con el mayor peso posible y con pocas repeticiones. Es importante tener buenos periodos de descanso entre una serie y otra. La dieta tiene que ser muy alta en calorías, hidratos de carbono y grasas.
  2. Gracias a la facilidad para ganar musculo, el entrenamiento con pesas será excelente, así como una dieta con niveles medios de hidratos de carbono. Debido a la tendencia natural para acumular grasa los entrenamientos se tendrán que alternar con ejercicios aeróbicos para evitar una acumulación de gasa.
  3. Por la tendencia a la acumulación de gasa, los entrenamientos deben de tener series de muchas repeticiones y con poco tiempo de descanso entre una serie y otra. En los entrenamientos habrá más ejercicios aeróbicos que de cualquier otro tipo. En la dieta se deberá de evitar grandes cantidades de calorías e hidratos de carbono y se deberán de consumir más proteínas.

¿Puedo cambiar de somatotipo con el tiempo?

Es posible cambiar de somatotipo con el tiempo gracias a que el proceso de crecimiento y envejecimiento va cambiando la composición de tu cuerpo. Todas las personas han experimentado durante su vida grandes cambios en su aspecto, conducta y desarrollo muscular. Además de este proceso natural, la dieta indicada y una buena serie de entrenamientos pueden cambiar la estructura corporal, a pesar de dicha predisposición genética y estructura natural de cada persona.

Un ejemplo muy sencillo es que al aumentar la masa muscular tiene que aumentar el consumo calórico, además de que la práctica de un deporte o hacer ejercicio reduce la acumulación de gasa. Cuando tienes una dieta adecuada para el tipo de actividades que haces te podrás mantener en un peso adecuado, evitando de esta forma el consumo de grasa durante el tiempo que lo hagas.