Inicio » Blog » Artículos » Entrenamiento » Hacer ejercicio con enfermedades como la gripe encima, ¿es bueno o malo?
Entrenamiento

Hacer ejercicio con enfermedades como la gripe encima, ¿es bueno o malo?

gripe ejercicio

Nadie duda de los increíbles beneficios que el ejercicio puede aportar al cuerpo humano. No obstante, cuando se sufre de alguna enfermedad estacionaria como lo puede ser la gripe, surgen muchas dudas al respecto, pues algunas personas opinan que la actividad física acelera la recuperación, mientras que otros tantos afirman que se trata de una forma de deteriorar aún más el organismo.

Ambas respuestas tienen algo de razón, sin embargo, un tema tan controversial no puede ser respondido de forma tan fácil y por ello deben considerarse algunos factores importantes para poder llegar a una conclusión sólida.

Aquellas personas que sugieren que hacer ejercicio cuando se está enfermo de gripe o resfriado están en lo cierto, pues con la actividad física se fortalece el sistema inmunológico, propiciando a que los glóbulos blancos, que son los que se encargan de crear anticuerpos para múltiples virus y bacterias que viven en el organismo, puedan viajar más rápido a través del torrente sanguíneo. De esta forma, no sólo se combate cualquier enfermedad estacionaria, sino que además se mejora el sistema inmune para prevenir este tipo y otras enfermedades en un futuro.

Por otra parte, están aquellos que creen firmemente que hacer ejercicio solamente propicia a agravar los problemas presentes, pues el sistema inmunológico debe estar en reposo y totalmente libre de estrés para poder llevar a cabo una recuperación eficaz.

Entonces, dicho esto, ¿hacia qué cara de la moneda apostar?. Es aquí cuando entran en juego dos factores que deberían tomarse muy en cuenta.

El factor “¿cuándo?”, advierte que si los síntomas de la gripe son leves (goteo nasal, congestión nasal o dolor de pecho), entonces no hay problema para realizar algún tipo de actividad física. Por otra parte, si los síntomas tienden a ser más preocupantes (congestión de peso, tos, dolor en los músculos, fatiga, dolor estomacal, etc.), entonces lo más preferible es tomarse un buen descanso en casa, sobre todo cuando se hace presente la fiebre, ya que una persona con estas características tiene una mayor predisposición a deshidratarse y por ello debe mantenerse en absoluto descanso y consumir muchos líquidos, así como seguir una dieta balanceada con todos los nutrientes necesarios para acelerar el tiempo de recuperación, o evitar un déficit más severo en el estado de la salud.

El segundo factor, “¿cuánto?”, obviamente se limita para aquellos que tienen síntomas menos graves. En este caso, se recomienda hacer ejercicio de forma más moderada para fortalecer el sistema inmune; lo ideal sería limitarse únicamente a hacer ejercicios cardiovasculares, de tres a cuatro veces al día, por sesiones mayores a 30 minutos, pero menores a 45 minutos. Caminar, correr, patinar, andar en bicicleta y sobre todo, nadar, son excelentes ideas para ejercitarse mientras se esté enfermo de gripe. Eso sí, es muy importante tomar algunas consideraciones para no sufrir cambios bruscos de temperatura en el cuerpo, evitando empeorar.

Cuando se hace ejercicio en condiciones más extremas e intensas, el organismo se ve potencialmente perjudicado, ya que los niveles de glóbulos blancos disminuyen, mientras que aumentan los niveles de algunas hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol, lo que provoca un mayor debilitamiento del sistema inmunológico.

Conclusión

En conclusión, lo ideal sería limitarse a hacer ejercicio de forma moderada, siempre y cuando los síntomas no sean tan alarmantes como para mantenerse en la cama las 24 horas del día. Si normalmente, la hidratación es importante al momento de realizar cualquier tipo de actividad física, en estos casos, resulta vital hacerlo, y limitándose a tomar agua a temperatura ambiente, pues la gripe ocasiona un aumento de temperatura corporal, y por supuesto, el agua fría ocasionaría choques de temperatura repentinos que no le convienen al organismo.